Home » , , » Serpico, la poli de la poli

Serpico, la poli de la poli


-Voy a hacer que te trasladen.
-¿A dónde?, ¿a China?

Me gustaría comenzar la crítica con una anécdota que leí en blogdecine en una de esta misma cinta. El productor de la cinta, Martin Bergman, se reunió con el auténtico agente Frank Serpico en un cine de barrio. Bergman encendió un cigarro, a lo que Serpico le llamó la atención señalándole un cartel que ponía "Prohibido Fumar". Bergman alegó que no había nadie en la sala, por lo que a nadie molestaba. Serpico respondió, "pero va en contra de la ley".

Yo creo que es una de las mejores formas de presentar al personaje de Frank Serpico, un agente de policia del Bronk, NY, que entre finales de de los 60 y principios de los 70 trató de acabar con la corrupción del cuerpo de policía, por lo que acabó declarando en un juicio en 1971.
Peter Maas escribió una biografía sobre Serpico que acabaría siendo llevada al cine por el recientemente fallecido Sidney Lumet.

Para el papel protagonista consiguieron a una de las estrellas emergentes del momento, Al Pacino, el cual acababa de protagonizar El Padrino.

La película comienza con un coche de policía a toda velocidad y con un Serpico herido de muerte en la cara por un disparo de bala. Al poco de llegar al hospital retrocedemos en el tiempo para ver los comienzos de Serpico en el cuerpo de policia desde el día de su graduación hasta el fatal accidente.
Analiza concienzudamente la personalidad de este, un agente puro, rodeado de corrupción, pero con la que él no quiere tener nada que ver. Es siempre ha deseado ser policía, trabajar en la calle, pero el ser un agente limpio en un ciudad sucia le impide hacer su trabajo. Eso le lleva a plantearse el acabar con la corrupción, ya sea tratando con sus superiores, muchos más corruptos que sus subalternos, o sencillamente a aguantar.
Sus compañeros no confían en él y lo amenazan; sus relaciones amorosas fracasan; están prácticamente solo, solo puede contar con otros pocos agentes que como él, detestan la putrefacción del sistema. Lo que se iba a reír si viniera a España.

Lumet, director de 12 Angry Men entre otras cintas era conocido por tener un estilo muy teatral a la hora de dirigir sus películas, por lo que Serpico sorprendió gratamente a público como a crítica, ya que tiene un gran número de escenas rodadas a píe de calle con un realismo sorprendente. Eso hace ganar muchos puntos a la cinta, y es algo que repitió dos años después con Tarde de Perros, nuevamente con Al Pacino.

Hay quien critica de la película que es lenta, que tiene poca acción, o que es sencillamente un ejercicio de auto-lucimiento de Pacino.
1- Es un bio-topic con tintes de documental. Con un realismo sorprendente, sí. Y todo lo que cuenta o aparece en la cinta es esencial para la trama. No es lenta, para nada. La acción transcurre a lo largo de varios años, pero el paso del tiempo está bien tratado.
2- Tiene poca acción, sí. Pero desde cuando un buen thriller se sustenta en la acción. Si está bien construida nunca molesta, pero esta película no la necesita. Tiene toda la tensión necesaria en las escenas en las que los compañeros de Serpico le rodean, que en un tiroteo cualquiera.
3- Repito, es un bio-topic, películas que tratan sobre algún personaje, lo más normal es que se realiza la película porque el personaje es lo suficientemente como para que hagan una película de él, ¿no?

Una de esas películas legendarias que tenía reservada, y con la que realmente disfruté. No disfrutaba tanto con una cinta de Al Pacino desde Carlito´s Way.


Mi nota: 10!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

GENRES

Facebook


casino contador de visitas
Inaugurado el 3 de Marzo de 2010
 
Copyright © 2015 La liga de los Cineastas Extraordinarios